Bases

A partir de la Revisión del PROGREMIC 2001-2006 se establecieron los criterios básicos para el planteamiento de un nuevo modelo de gestión de residuos, criterios que se han desarrollado en el nuevo Programa. Los rasgos esenciales del Nuevo Modelo de Gestión de Residuos Municipales de Cataluña se basan en fortalecer y extender las recogidas selectivas al conjunto de Cataluña y tratar el 100% de las fracciones de residuos, incluida la fracción Resto, priorizando la valorización material y reduciendo y / o estabilizando el rechazo destinado a disposición final.

Asimismo, la aplicación del nuevo modelo de gestión implica racionalizar la planificación de las instalaciones de tratamiento y disposición final, con el objetivo de reducir el desplazamiento de los residuos y reordenar los flujos de residuos existentes, determinando la autosuficiencia de los territorios.

Las principales bases del modelo de gestión de residuos municipales pasan por:

• Acciones para potenciar el consumo sostenible y la reducción de la generación de residuos.
• Medidas de prevención, donde uno de los campos en los que actuar será el de los envases y su resto, las bolsas de plástico de un solo uso y el papel.
• Incrementar la eficiencia en la recogida selectiva y valorización de las fracciones orgánica, envases ligeros, papel / cartón, vidrio y otros.
• Implantar la recogida selectiva de la fracción orgánica contenida en los residuos municipales (FORM) en el conjunto del territorio de Cataluña, y tratarla para obtener compost.
• Tratar la fracción Resto mediante procesos de selección, mecánicos y biológicos para reducir y estabilizar el rechazo final y obtener, cuando sea posible, el máximo aprovechamiento y valorización de las fracciones segregadas, como paso previo a la disposición final de un rechazo más inertizado y / o estabilizado.
• Racionalizar la planificación de las instalaciones de tratamiento y disposición final, con el objetivo de reducir el desplazamiento de los residuos y reordenar los flujos actuales.

Por otra parte, este nuevo modelo se debe complementar con la intensificación de políticas en el campo de la comunicación, la sensibilización, la educación y la formación. Es básico impulsar la participación a través de la creación de un órgano propio y, en este sentido, se ha creado el Consejo para la Prevención y Gestión de los residuos.

La imagen siguiente, recoge un esquema general simplificado para la gestión de los residuos municipales de Cataluña, sin perjuicio de que a lo largo de la ejecución del Plan Territorial Sectorial de Infraestructuras se puedan añadir variantes u otras tecnologías que en su momento se consideren más adecuadas .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *